a smiling woman
Laura Juez Gil

Me llamo Laura y mi caso es algo especial, ya que, aunque he visto a mi padre toda mi vida con una enfermedad reumática, por el simple hecho de ser mujer y joven, los médicos descartaban constantemente el diagnóstico de mi espondiloartritis axial.

Me costó 3 años conseguir ser derivada por fin a un reumatólogo, cuando en mi casa había visto de sobra los síntomas.

Cuando me quedé embarazada por primera vez, la única opción que me dieron fue dejar completamente la medicación. Así que vinieron los brotes, por los que tuve que ir al hospital a que me sacaran líquido de las rodillas. Y aparecieron nuevos miedos y muchas más dudas: ¿Saldrá bien? ¿Podré cuidar de mi bebé? ¿Podré dar el pecho? Sintiendo impotencia, tuve que luchar hasta para conseguir la epidural, pues el desconocimiento hacía que me la negaran (por precaución).

La gota que colmó el vaso fue que se me diagnosticaron uveítis, pero al menos sirvió para que por fin le pusieran nombre a mi enfermedad: espondiloartritis axial.

Aun así, reuní el valor suficiente para tener otra hija y hoy en día estoy perfectamente controlada gracias a mi reumatólogo.

Así que, después de todo esto, tengo un mensaje para todas las mujeres que quieran ser madres, independientemente de su enfermedad: ¡ADELANTE!

Siguiente historia:

Irene Escribano

Creo que el posparto es un momento muy delicado y tienes que tener un seguimiento incluso mayor que en el embarazo, no solo médico, sino de apoyo psicológico. Hay una parte de la atención que está muy abandonada y es la psicológica, y en el caso de la psoriasis/artritis psoriásica, esta enfermedad tiene un componente emocional brutal, y necesitamos que nos ayuden a gestionar los factores psicológicos, que si no se tratan, pueden causar más daño que la propia lesión en la piel. ES-N-DA-RH-1900005 Ver más
a smiling woman
a smiling woman

Laura Juez Gil

Me llamo Laura y mi caso es algo especial, ya que, aunque he visto a mi padre toda mi vida con una enfermedad reumática, por el simple hecho de ser mujer y joven, los médicos descartaban constantemente el diagnóstico de mi espondiloartritis axial.

Me costó 3 años conseguir ser derivada por fin a un reumatólogo, cuando en mi casa había visto de sobra los síntomas.

Ver más

Nuria Zúñiga Serrano

Soy una mujer de 38 años con lupus, quien después de 8 años de esperar a que mi médico me dijera: “ahora SÍ puedes”, he conseguido ser madre.

Para mí la planificación y el control de mi reumatólogo han sido clave para conseguir el embarazo. El reto, además de físico, era mental, ya que a mi alrededor me recomendaban directamente adoptar. Y yo, aunque lo hubiera hecho, quería intentar primero quedarme embarazada. O, al menos, que esa decisión no la tomase por mí ninguna enfermedad.

Ver más
María del Carmen Martínez Madrid
María del Carmen Martínez Madrid

María del Carmen Martínez Madrid

Me considero una persona enérgica y valiente. O eso es lo que he descubierto de mí después de 20 años enfrentándome a momentos muy duros por la artritis reumatoide.

Para que te hagas una idea, no podía hacer algo tan simple como escribir con un teclado o lavarme el pelo.

Pero desde que empecé con su tratamiento con biológicos, me encuentro tan bien que estoy intentando ser madre. Así que conceptos como clínicas de fertilidad, fecundación asistida o preservación de óvulos solo aumentan mi ilusión.

Ver más
Carolina Jiménez Merino
Carolina Jiménez Merino

Carolina Jiménez Merino

llevo desde los 16 años, más de la mitad de mi vida, conviviendo con la artritis reumatoide.

He querido dar visibilidad a mi caso y a mi proceso de maternidad para mostrar que se puede tener hijos aun a pesar de esta enfermedad. Ojalá con mis palabras anime a otras mujeres en esta situación a hablar con su reumatólogo y no abandonar sus sueños. 

Ver más